¡¡Ya he vuelto!!

¡Ya he vuelto! ¡Hola a tod@s! ¡Cuánto tiempo hacía que no pasaba por aquí! Pero… ¡Ya he vuelto! ¿Que qué he hecho durante todo este tiempo? ¿Cómo? ¡Pues claro que os he echado de menos! ¿Novedades? ¿Que si traigo sorpresas? ¿Que cuándo van a haber más relatos?…

Bueno, bueno. Vayamos poco a poco.

¡Por lo que veo vosotros también me habéis echado de menos! 🙂

A ver, ¿por dónde empiezo?…

Siempre es interesante comenzar con un secreto. ¡Pero que quede entre nosotros! 😉

La verdad es que tuve que interrumpir el desarrollo de esta gran pasión para mí, que es la literatura para lograr un sueño que llevaba persiguiendo desde hace años… ¡Convertirme en Doctora de forma oficial! Sí, sí, cómo lo oís. Por fin he podido realizar y defender una Tesis Doctoral que me gustara, y conseguir así este gran título. ¡No quepo en mí de alegría al recordarlo! ¡Fue algo fantástico! Llevaba tiempo trabajando en ella, pero, al final, para la última “fase”, decidí que lo mejor era centrarme en ella y poder disfrutarla de forma plena (ya sabéis; con sangre, sudor y lágrimas. Ja, ja, ja). En ese momento, le grité a la investigación: ¡¡He vuelto!! Y ya no te vas a librar de mí. Por lo que, como os imaginaréis, he seguido publicando y participando en algunos estudios y artículos de medicina. Don mundos, una persona…

Pero ya me conocéis, ¡no pude desvincularme del todo de las palabras! Me explico. A ratos; es cierto que muy pequeños, escribí algunos relatos, algunos comienzos de otra novela que deseché, rehíce, volvía a descartar…

… me acabo de dar cuenta de que, a lo mejor, no tendría que habéroslo dicho tan pronto…

¡Estoy trabajando en mi siguiente novela! ¡¡Ya he vuelto!!

Cuando digo ¡¡He vuelto!!, he vuelto de verdad 😉

En fin, no os puedo avanzar mucho más de que tengo ya la idea que quiero seguir y sé cómo me gustaría desarrollar la historia, y un poco las partes de la misma. Volverán a haber romances, intrigas, y un gran misterio.

No, no. Lo siento. Es inútil que insistáis. ¡Ahora no puedo daros más detalles! No me miréis con esa cara. ¿Más detalles? Bueno, a ver, ¿qué os parece si voy poniéndoos al día poco a poco de este nuevo proyecto? Sí, quiero decir que conforme vaya a avanzando en él, directa o indirectamente, os iré contando más cositas 🙂

Pero dos años dan para mucho…

Como habéis visto no llegué a olvidarme del todo de las redes. Si habéis ido siguiendo mis pasos, os habréis dado cuenta de que le he dicho ¡Hola! a mucha gente, así como ¡He vuelto!, pero también he dicho Adiós… Por lo que ha habido momentos duros, a veces mucho, pero otros muchos buenos y/o muy buenos. ¡Nada que no hayáis vivido cualquiera de vosotros alguna vez!

He viajado a distintos lugares, de dentro de nuestras fronteras pero también de fuera de ellas, y a algunos ¡estoy desando volver, y decirles ¡He vuelto!! Los verdes paisajes del norte de España no son fáciles de olvidar… Tampoco la genial arquitectura y ambiente de Santander, las calles de Valladolid, los magníficos rincones de Portugal, las playas de… ¡Pero basta de hablar de mis destinos, solamente! ¿Cuáles han sido vuestros viajes durante este tiempo? ¿Habéis vuelto a algún lugar especial? (Contádmelos, si preferís, en Twitter o Facebook a través de #CLF&travel)

¿Qué? ¿Cómo decís?

¡No, ojalá! No he podido viajar a las Islas Canarias, pero tengo unas ganas… Quiero recorrer los lugares por los que pasaron Sofía, Víctor, Gabriel, Bacon, María, y Echedey. Volver a recordar su historia desde los mismos lugares en la que esta aconteció ;). ¿Vosotros ya habéis ido por allí? No os quedéis sólo con los paisajes que se describen en Carcelero de Almas. En vivo y en directo os dejarán sin habla si ya os han atrapado en la novela. Y no sólo son esos, ¡hay muchos más!

Ya me estoy yendo por las ramas. Es la falta de costumbre. Ja, ja, ja.

Un momento, me estoy dando cuenta de que, poco a poco, estoy haciendo una especie de diario de sobre estos dos años. ¡Qué curioso! Aunque nada mejor para decir ¡He vuelto!, ¿no? Siempre nos gusta contar nuestras aventuras a aquellos que no hemos visto en una larga temporada, y nosotros hace bastante que no nos leemos (excluyendo las redes, claro)…

¡Seguro que vosotros tenéis también muchas cosas que contar!

(Os dejo mis redes por si os animáis a compartirlas a través de #CLP&diarios)

En este diario quería recordar otro de los increíbles hechos (me pongo literaria 😉 ) que sucedieron hace unos meses, ¡pero he decidido que no! Mejor cuando se acerque más la fecha (quitad esos ojitos). He vuelto dando guerra. ¡Ja, ja, ja! Sé que en todo diario tienen que haber confidencias y pensamientos pero, ¡ya os he dado bastantes! Con respecto a este tema, vendrán más adelante. Pero no habrá que esperar demasiado.

Lo que sí os puedo desvelar es que también han ido surgiendo historias breves a lo largo de estos meses. Todas ellas fruto de las experiencias vividas, de imaginación y pensamientos. Pero, nuevamente, tendréis que esperar a que acabe de darles forma para poder leerlas. No he dejado los relatos cortos, Dos Minutos Para Una Historia no fue algo casual, sino una declaración de intenciones.

¿Algún “cotilleo”?

De verdad, sois imposibles ( ). A ver… Dejadme pensar…

No es exactamente un “cotilleo”, es algo que nos pasa a todos… podría ser más una reflexión… Y es que entre todas las vivencias y planes de futuro, entre todas las ilusiones y nuevos sueños y proyectos, vamos cambiando poco a poco (me pongo filosófica, pero también tiene cabida en un diario, ¿no?). Quiero decir que, como cualquiera, y debido a las caídas y ascensos posteriores de estos años, he cambiado notablemente. Los que me conocéis lo sabéis. La esencia sigue siendo la misma, pero en muchas cosas soy otra. Uhm… dejadme que os lo aclare mejor,… Digamos que el cinturón blanco se ha transformado en negro, que hay estrellas que hacían tiempo que no se veían que se vuelven a ver, que el samurái ha aparecido,… En fin, que sigo siendo la misma pero que ya no soy la de antes. 🙂

Ja, ja, ja. Por vuestra cara veo que os va a costar un poco adivinar a qué me refiero… Bueno, no por nada esto es un diario y escribo mayoritariamente textos de misterio e intriga. Carcelero de Almas y Dos Minutos Para Una Historia no tienen esa predominancia porque sí.

Llegados a este punto sólo puedo emplazaros a las redes para tener un contacto más inmediato, y hasta mi siguiente entrada dentro de unos días. Ya no tendrá tanta forma de diario, ¿o sí?