Entrevista «detrás de la cámara» (17): Carmen

¡Feliz Martes Carmen! Encantada de que, por fin, puedas visitar mi refugio, y aunque por un rato también pase a ser el tuyo, no te aseguro que las peques y mascotas no puedan encontrarnos, ja, ja, ja…

Para aquellos que se incorporen hoy a esta sección, he de explicaros que se trata de una serie de encuentros que protagonizaran aquellas personas que al cruzarse en mi vida han dejado su huella en mi camino.

Son Gente de a pie, como tú y como yo. Con sus problemas, sus ilusiones, sus sueños y sus memorias… Gente que si cae, vuelve a levantarse con más fuerza. Esa Gente que como Carmen, para mí es importante porque desde detrás de la cámara, y con su granito de arena diario, hacen que el mundo siga girando y sea un poco mejor.

A través de fugaces entrevistas entre amigos, mis invitados rasgaran sus vestiduras para compartir contigo un cachito de su faceta más humana.

Con la ayuda de un sofisticado sistema aleatorio (la conocida “mano inocente”), extraigo para cada encuentro, diez papeletas de las 90 totales, en cada una de las cuales hay escrito un número. Cada cifra tiene asignada una pregunta concreta en una lista común. Con ellas elaboro una serie de 10 preguntas cortas que leo junto a mi entrevistado, y a las cuales él responde de forma breve, también.

Después podrán contestar a una Pregunta Plus o al juego Si yo te digo…, tú contestas.

Así transcurrió el encuentro con Carmen:

Colegio, compra, casa… «¡Mañana nos vemos!» Casa, colegio, trabajo… ¿qué tal el miércoles? Trabajo, colegio, compras… «¡Creo que la semana que viene mejor!» Compras, casa, niños, colegio, trabajo, pareja… «¡Ufffff, no sé yo…!» Pareja, compras, trabajo, niños, médico, mascotas, familia, padres… ¡Altoooooooo! Teléfono móvil: «― Carmen, nos vemos mañana martes.»

Así, ante una jarra de horchata bien fresquita y unos fartons deliciosos, nos quejamos de todo y de todos, y pusimos verde hasta al más pintado para terminar reconociendo que solo necesitábamos un ratito de desconexión para darnos cuenta de la suerte que teníamos… ¡snif!

Carmen, vive con el corazón dividido entre la costera ciudad de Xàbia y la urbana Xàtiva, donde reside (ambas valencianas).

Estudió Bioquímica y Física, y no descarta estudiar Medicina en un futuro cercano.

Enganchada a su familia ejerce de; mamá de dos preciosas niñas, ama de casa y profesora de mates, encontrando todavía tiempo para algunas reparaciones, gracias a su especial habilidad con la mecánica.

Esta polifacética mujer a la que los hados la dotaron de un especial don para enseñar, devora los libros que caen en sus manos y siempre está ávida de novedades.

Le encanta el mar, disfruta con expresiones musicales tan distintas como la ópera y la música metal, y le vuelven loca los tatuajes.

  1. Carmen, ¿cuál es tu lugar preferido de la casa?

      —El jardín.

  1. ¿Cómo te ves dentro de diez años?

      —Diez años más mayor…je, je

  1. ¿Cuál es tu plato de comida preferido?

      —Ensaladilla con papas.

  1. Jack Sparrow o Will Tarner.

      —Jack Sparrow, por supuesto.

  1. ¿De qué color es el poder?

      —Gris oscuro.

  1. Si fueras un “supervillano”, ¿cuál sería tu plan, Carmen?

      —Acabar con el resto de “supervillanos”.

  1. ¿Cómo sacarías a un hipopótamo de un agujero?

      — Con antimateria. He supuesto que es un agujero negro…je, je

  1. ¿Cuál fue tu primer coche?

     —Un citröen AX amarillo, precioso… Parece que lo estoy viendo. ¡Qué recuerdos!

  1. Carmen, tres cosas que te llevarías a una isla desierta.

     —A mi familia, una sombrilla y un billete de vuelta al continente.

  1. ¿Te has leído un libro de “tirón” alguna vez? ¿Cuál?

    —Si, varios. El tuyo (aunque no quieres que lo diga), It de Stephen Kiing, El Silmarillion de J.RR Tolkien, Juan Salvador Gaviota

PREGUNTA “PLUS”: Elige una opción:

  1. Hacerme una pregunta a mí.
  2. Proponer una pregunta al próximo entrevistado.
  3. Hacerte una pregunta a ti mismo.

Carmen elige la opción b)

  1. b) ¿A qué huelen las nubes? (Contestada por Eva)

¡Muchas gracias por tu colaboración! Ha sido un gustazo. ¡Cuándo quieras volvemos a hacer terapia! 😉