Entrevista (18): Lola Mariné

La llegada de la escritora Lola Mariné enorgullece a mi pequeño refugio que se engalana para la ocasión.

― ¡Toc, toc!

― No estoy.

― ¡Pues menos mal que no he venido!

«¿????» Perdonadme, pero conociendo la debilidad que siente mi invitada por los chistes muy muy tontos no he podido resistirme… Ja, ja, ja. ¿Se nota mucho que voy necesitando vacaciones?, en fin…

A lo mejor te incorporas hoy a esta sección, por lo que paso a explicarte un poco de qué se trata. Consiste en una serie de encuentros que protagonizan algunas de aquellas personas que al cruzarse en mi vida han dejado su huella en mi camino.

Pero para serte sincera, con Lola, he vuelto a hacer una excepción. No porque el conocerla no haya dejado mella en mi vida, es algo que recordaré siempre, sino porque no he tenido el placer de hacerlo hasta ahora.

Así he comprobado que, Lola, como el resto de mis entrevistad@s, es Gente de a pie, como tú y como yo. Con sus problemas, sus ilusiones, sus sueños y sus memorias… Gente que si cae, vuelve a levantarse con más fuerza. De esa Gente que para mí es importante porque desde detrás de la cámara, y con su granito de arena diario, hacen que el mundo siga girando y sea un poco mejor.

De manera que hoy, a través de una fugaz entrevista entre amigas, mi invitada rasgará sus vestiduras para compartir contigo un cachito de su faceta más humana.

Con la ayuda de un sofisticado sistema aleatorio (la conocida “mano inocente”), extraeré como suelo hacer para cada encuentro, diez papeletas de las 90 totales, en cada una de las cuales hay escrito un número. Cada cifra tiene asignada una pregunta concreta en una lista común. Con ellas elaboraré, como siempre, una serie de 10 preguntas cortas que leeré junto a Lola, y a las cuales ella responderá como el resto de mis invitados, de forma breve también.

Después tendrá la oportunidad de contestar a una Pregunta Plus o al juego Si yo te digo…, tú contestas…

Así discurrió mi entrevista con Lola Mariné:

El cielo viste tranquilidad mientras el azul esmeralda del profundo océano pierde su nombre en el horizonte confundiéndose con él en la inmensidad. Dos hamacas rodeadas de kilómetros de arena blanca y el sol templado sobre la piel. Por única visita la suave brisa marina, el vuelo de alguna gaviota y el arrullo de las olas al romper en la orilla…

¡Pero no señor! ¡No! Seguimos aquiiiiiií. Con cielo despejado y sol de justicia. Rodeadas de inmuebles, gentío y coches. Con montones de papeles y trabajando duro… lo cual no impidió que ambas “quemáramos” el correo electrónico para sacar adelante el encuentro. ¡Toma! Ya nos llegará la revancha.

Lola Mariné es, polifacética y carismática, como ella dice, una mujer de alma felina; ama la independencia y poder hacer lo que le venga en gana sin “casarse” con nadie. Esto, además de otras cosas, hacen que sea adorada por los que la conocen.

Una de las primeras y más famosas escritoras de la “generación Kindle” y licenciada en Psicología, nació en Barcelona, aunque su vida se ha repartido entre Madrid y su ciudad natal.

Hija y hermana de actores, creció entre escenarios y disfraces aunque nunca dejó de leer ni de escribir; contar historias estaba dentro de ella. A los 8 años, ya apuntaba maneras, y escribía poesías. Incluso a los 13, se atrevió con una novela.

Pero el mundo de los focos y la farándula hechizaron su juventud llevándola a dedicarse durante 20 años a su otra vocación, el teatro.

Durante este tiempo, Lola interpretó, entre otras, obras como La vieja señorita del Paraíso, una obra de Antonio Gala o Salvar a los delfines de Santiago Moncada. También participó en musicales como Gospel y Hair.

Disfruta con una paella bien hecha o unos sencillos huevos fritos con patatas y una copa de buen vino blanco.

No le importa reírse de sí misma cuando me cuenta: “De adolescente me las “daba” de intelectual y leída, y una vez en una reunión hable del marqués de “Seid”, o sea del marqués de Sade, solo que yo lo pronuncié en inglés para demostrar que sabía idiomas… Un amigo me aclaró al oído que era francés y yo no sabía dónde meterme. Ja, ja, ja.”

Ahora, dedicada a tiempo completo a la escritura, siente mariposas en el estómago antes de ponerse a escribir, se emociona al meterse en la piel de sus personajes y es feliz por dedicarse a algo que le apasiona.

Forman parte de su autoría literaria: Nunca fuimos a Catmandú, su primera novela (2010), Gatos por los tejados (2012), Habana Jazz Club (2013), Nepal, cerca de las estrellas (2014), Aburrilandia, el país de los libros, novela infantil (2014) y su última creación El caparazón de la Tortuga, finalista del Concurso de Escritores Indie 2015.

Caparazón

Pero atentos, pronto verá la luz una nueva obra que os va a sorprender. No pudo deciros más…

  1. Lola, ¿cómo se llamaba tu osito de dormir?

―No recuerdo ningún osito, pero sí una muñeca “supermoderna” para la época que caminaba, abría y cerraba los ojos y hablaba, ¡ah! ¡Y además era negra! La verdad es que hoy me daría terror. Tampoco recuerdo cómo se llamaba.

  1. Siempre te hace reír…

―El humor inteligente y los chistes muy muy tontos.

  3. ¿Crees en los fantasmas?

―En principio no pero… nunca se sabe…

  1. Qué no puede faltar nunca en tu nevera.

―Leche para el café y comida para mi gata.

  1. ¿Cuál es tu lugar preferido de la casa para leer?

―La cama, casi siempre leo de noche, antes de dormir. En verano también leo en el balcón, en una tumbona destartalada.

  1. Para Lola la tranquilidad huele a…

―Mar y playa desierta.

  1. ¿Preparar el desayuno o que te lo preparen a ti?

―¡Hombre! Siempre es mejor que te lo preparen. Pero no he conseguido que mi gata aprenda a hacerlo.

  1. ¿Crees que el hoy vale por dos mañanas?

―Creo que mañana está a la vuelta de la esquina y siempre llega antes de lo que esperamos; aun así, hay que vivir cada momento como si fuese el último.

  1. Un personaje de novela con el que te identifiques.

―Todos los de mis novelas porque todos tienen algo (o mucho) de mí.

  1. Si desaparecieses durante 10 años ¿cómo sería Lola Mariné al volver?

―Más vieja, seguro. Pero espero que más sabia e igual de joven por dentro y con la mochila mucho más llena de vivencias y proyectos.

PREGUNTA “PLUS”: Elige una opción:

  1. Hacerme una pregunta a mí.
  2. Proponer una pregunta al próximo entrevistado.
  3. Hacerte una pregunta a ti mismo.

Lola elige la opción b): ¿Has conseguido que tu vida sea como la soñaste?

Y para terminar, solo darte las gracias, Lola. ¡Ha sido un enorme placer poder contar contigo!

¡Y recuerda, tu secreto está a salvo conmigo! 😉