Bienvenida, vacuna contra la meningitis B

 

 

Desde enero de 2013, momento en el que se autorizó la incorporación de una vacuna contra la meningitis B llamada Bexsero en el terreno sanitario, augurando prometedores resultados contra la enfermedad de la meningitis B, la polémica ha girado en torno a ella.

Hasta hace poco, en España este medicamento era de uso exclusivamente hospitalario y para pacientes de riesgo, a diferencia de otros países (Reino Unido o Canadá) donde la vacuna forma parte del calendario vacunal infantil.

Este verano, los rumores sobre la posibilidad de que la vacuna contra la meningitis B fuera liberada para su comercialización en las farmacias de nuestro país, volvió a colocar a la vacuna en el centro de mira.

Por fin, a mediados del pasado mes de septiembre, la Agencia Española del Medicamento y Producto Sanitario (AMPS) concedió el cambio en las condiciones de prescripción del Bexsero, y esto ha supuesto, el poder adquirir libremente la vacuna con solo una receta médica.

El problema actual, a pesar del gran esfuerzo económico que supone la compra de la vacuna para la mayoría de los padres españoles, se debe a que la demanda ha superado con creces las expectativas del laboratorio y comienzan a haber problemas de abastecimiento, sobre todo en tierras gallegas.

Desde el Ministerio de Sanidad explican que, en los hospitales públicos españoles hay unidades suficientes para proteger a la población de riesgo y hacer frente a brotes y contactos de casos aislados.

Por otra parte, el laboratorio (GSK), está trabajando intensamente para poder solventar esta situación y normalizar el suministro lo antes posible.

Pero dejando a un lado toda esta polémica…

¿Sabemos qué es la meningitis B?

Nuestro sistema nervioso central (cerebro, cerebelo, tallo cerebral y médula espinal) antes de encontrarse con el cráneo, está cubierto por unas membranas que pegadas a él, lo protegen. Son las llamadas meninges, en cuyo interior discurre a modo de amortiguador, el líquido cefalorraquídeo.

La inflamación de las meninges es lo que se define como meningitis. Las meningitis pueden estar causadas por:

  • Virus: más frecuentes (80%) y benignas.
  • Bacterias: menos frecuentes (entre el 15 y el 20 %) y más graves.
  • Intoxicaciones, hongos, medicamentos y otras enfermedades: muy infrecuentes.

Vamos a centrarnos en las más graves, las de origen bacteriano.

Los microorganismos más implicados y conocidos en estas meningitis son:

  • Haemophilus influenzae tipo B: desconocido para la mayoría de las personas. Forma parte desde hace años de los programas de vacunación (actualmente en las vacunas hexavalente y pentavalente de los 2, 4, 6 y 18 meses). No se ve la enfermedad.
  • Streptococcus pneumoniae o neumococo: es la causa más frecuente de meningitis y también es causa de neumonías. Existe una vacuna que cubre algunos serotipos de neumococo y que por tanto, ha bajado la incidencia de este tipo de meningitis en los niños.
  • Neisseria meningitidis o meningococo: es muy peligrosa, por su capacidad de producir sepsis meningocócica, una enfermedad generalizada cuando la bacteria invade la sangre, que puede causar la muerte de manera fulminante o en pocas horas. Hay varias familias de meningococos y cada familia de este germen necesita de una vacuna específica. Los responsables de la enfermedad en todo el mundo son los serogrupos A, B, C, W135, X e Y.

Su distribución por el planeta no es uniforme y en España actualmente, el principal causante de enfermedad meningocócica es el del grupo B. Otro que era habitual es el meningococo C, que está controlado gracias a la vacunación incluida también en el calendario infantil.

Así pues podemos resumir que, la meningitis B es una inflamación aguda de las meninges que cubren el sistema nervioso central, debido a la infección por meningococo del grupo B.

Aunque este germen puede infectar a personas de cualquier edad, los niños pequeños, adolescentes e inmunodeprimidos son los más afectados.

La infección por meningococo B se puede tratar con antibióticos, pero a veces su avance es tan rápido que el tratamiento, a pesar de ser el adecuado, no resulta eficaz.

Tiene un 10% de mortalidad y un 20% de secuelas severas, por lo que, la mejor prevención es la vacunación.

La Asociación Española de Pediatría recomienda la vacunación frente al meningococo B para todos los niños a partir de los 2 meses de edad.

Desde mi experiencia en la consulta, os puedo decir que de los pacientes que hemos vacunado hasta ahora con Bexsero, no hemos tenido ninguna incidencia, ni hemos registrado ningún efecto secundario.

La única precaución añadida es la de tomar paracetamol durante los dos o tres días siguientes a la vacuna, para aminorar las posibles molestias y administrarla separada del resto de las vacunas del calendario vacunal infantil.

Aquí os dejo un cuadro de vacunación:

calendario vacunación meningitis